Buscar en enciclopedia

Santiago de Quito

Panorámica de la zona donde probablemente se realizó la
fundación de Santiago de Quito, en el cantón Colta de la
provincia de Chimborazo. Fuente: GAD Santiago de Quito.
Santiago de Quito es el nombre que los españoles dieron a la segunda villa fundada en tierras del actual Ecuador durante el proceso de conquista de América en el siglo XVI, y que estaba ubicada en la llanura de Ricpamba, cerca de la actual Riobamba. La villa constituye el antecedente jurídico con el que más tarde se asentaría San Francisco de Quito de manera definitiva en la antigua capital del inca Atahualpa.

Historia

Durante los primeros años de la conquista española en América, y especialmente en la parte sur del continente, los exploradores peninsulares tuvieron varios conflictos personales por la supremacía en ciertos territorios que les correspondía gobernar en nombre de la reina Juana I de Castilla (injustamente apodada la loca), favor que se ganaban aquellos generales que lograban pacificar la zona en beneficio de la Corona castellana.

Con este antecedente, y conocedor de que Pedro de Alvarado avanzaba desde Guatemala para incorporar los territorios de Quito a su jurisdicción, Francisco Pizarro decidió adelantarse y enviar a Diego de Almagro y Sebastián de Belalcázar para fundar una villa en dichas tierras, y así dejarlas legalmente incorporadas a la Gobernación de Nueva Castilla (después Virreinato del Perú).

Almagro cumplió la orden el 15 de agosto de 1534, realizando la fundación legal de Santiago de Quito en la llanura de Ricpamba, a orillas de la laguna de Colta, cerca de la actual Riobamba. Esta fundación no se constituyó en asiento, ya que la premura de Diego de Almagro era solamente el establecimiento legal de la villa para evitar que Alvarado (que a inicios de marzo ya había fundado Charapotó, en Manabí) se hiciera con el territorio quitense.

Para llevar a cabo su astuto plan, Almagro y Belalcázar utilizarían los términos de la llamada Ley de Trasiego, emitida por el entonces príncipe regente Carlos de Habsburgo (que más tarde se convertiría en el emperador Carlos V), y que permitía el traslado de una villa cuando no se reunían los requisitos establecidos para la fundación.

Apenas unos días más tarde, el 28 de agosto, y debido a que no aún no le había remitido el informe sobre la primera fundación a Pizarro, Almagro vuelve a establecer jurídicamente la ciudad bajo los mismos términos, pero esta vez con el nombre de San Francisco de Quito y un lugar concreto para realizar el trasiego: Kitu, la ciudad aborigen en la que había residido el inca Atahualpa.

Salvada la emergencia, Almagro se separó entonces de Belalcázar, dándole la orden de que asiente de manera definitiva la villa en el lugar acordado. Tras un aproximado de 100 días de viaje, Belalcázar y sus tropas llegaron el 4 de diciembre a la llanura de Turubamba (llano de lodo), donde descansaron antes de hacer su ingreso en Kitu dos días más tarde, y culminar oficialmente el traslado de la ciudad con la ceremonia fundacional y la inscripción de 204 vecinos.

El hecho de que al Cabildo de San Francisco se le hayan asignado las mismas autoridades nombradas para Santiago, constituye una prueba irrefutable de que se trató apenas de un traslado de la dicha villa hacia la actual Quito, y no hacia Guayaquil como algunos historiadores llegaron a creer a inicios del siglo XXI. Estas autoridades fueron:

FundaciónAlcalde de
Primer Voto
Alcalde de
Segundo Voto
15 de agostoDiego de TapiaGonzalo Farfán
28 de agostoDiego de TapiaJuan de Ampudia
6 de diciembreDiego de TapiaJuan de Ampudia

Prohibida la reproducción total o parcial sin la autorización de Héctor López Molina (contacto: hflopez2000@gmail.com)